Header
El alma que ya no es acosada por la angustia, por el futuro, ni por la obsesión del pasado, el alma sin fiebre, sin obligaciones, sin impetuosidad, conoce por fin el dulce abandono al presente. Vladimir Jankélévitch

Como todos los años en estas fechas nos vamos de vacaciones. Durante este tiempo no habrá nuevas entradas en el blog por dos motivos.

El primer motivo es que en el lugar donde veraneamos habitualmente no tenemos internet, cosa que en algunos momentos se agradece porque nos permite desconectar completamente de la rutina diaria.

Pero como la primera no es una excusa en toda regla, porque al fin y al cabo, siempre puede uno irse a una cafetería con wifi gratis o conectar desde el móvil, os daré otra mejor: no va a haber entradas porque para que de verdad sean vacaciones tiene que haber un verdadero descanso y, sobre todo, desconexión real del trabajo. 

Este ha sido un año especialmente duro, con reforma y mudanza incluída, por lo que estas vacaciones son de lo más deseadas y necesarias para poder afrontar después de las mismas todos nuestros retos y objetivos con más ganas.

Y es que septiembre está a la vuelta de la esquina, y promete venir cargado de muchas emociones y grandes retos que estoy deseando vivir, pero eso será otro capítulo y no me quiero adelantar. 

Por ahora me quedo con disfrutar de estas vacaciones y espero que los que todavía no hayáis disfrutado de las vuestras lo hagáis muy pronto.

¡Felices vacaciones! ¡Nos vemos en septiembre!