Header
Muchas veces no somos felices porque estamos ocupados tratando de agradar a los otros o encargándonos de responsabilidades equivocadas, que pertenecen a terceros. Bernardo Stamateas

Según Bernardo Stamateas en su libro “Gente tóxica”,  son personas tóxicas aquellas que “potencian nuestras debilidades, nos llenan de cargas y de frustraciones”. Son gente problemática que nos podemos encontrar entre nuestros familiares, compañeros de trabajo o amigos incluso. Según el autor del libro existen 13 tipos y con cada uno de ellos debemos aplicar estrategias diferentes para neutralizar su efecto sobre nosotros.

1. Los mete-culpas

Son personas que utilizan la culpa para conseguir manipularnos. Las culpas pueden ser propias o ajenas.

2. El envidioso

Sentimos envidia porque pensamos que no podemos alcanzar lo que el otro posee, si creyéramos que podemos conseguirlo no la sentiríamos. La envidia nos produce tristeza, frustración, enfado y poco a poco nos destruye e impide alcanzar nuestros propios sueños, porque estamos pendientes de envidiar los logros de otros. Cuando sientas envidia plantéate qué hizo el otro que tú no hiciste para alcanzar el éxito y trabaja en ello. Piensa que el que tiene una autoestima alta no necesita reconocimientos. El envidioso tratará de que no alcances tus metas, ya que él no puede conseguirlas. La próxima vez que te sientas mal por el éxito de otro, admírale en lugar de envidiarle, haz que te sirva de inspiración para lograr tu propio éxito.

3. El descalificador 

Son personas que menosprecian lo que otros hacen o son. El descalificador pretende controlar nuestra autoestima y hacernos sentir inferiores.

4. El agresivo verbal 

Los agresivos son personas complicadas que pareciera que disfrutaran de hacernos difícil la vida. Son sarcásticos, ofensivos e intimidantes. Es ese tipo de persona cuyas contestaciones nos dejan fuera de lugar y que siempre tienen la respuesta perfecta para hacernos daño. El desgaste que produce el pensar simplemente de qué humor se habrá levantado esa persona hoy ya es inmenso. Su objetivo es hacerte sentir poca cosa, débil o inseguro.

5. El falso

Son aquellas personas que tienen una o varias “máscaras”, dependiendo de la situación o el lugar donde se encuentren, y las personas con las que estén tratando. A veces tienen tantas que ni ellos mismos reconocen ya cuál es su verdadera forma de ser.

6. El psicópata

Nunca se sabe lo que va a desatar la crueldad de un psicópata. Y es que aunque no lo creamos pueden estar en todas partes, son expertos mentirosos cuyo fin es arruinar tu vida sin remordimiento alguno. Son capaces de adaptarse rápidamente y cambiar de forma de ser para sacar ventaja. Mientras le sirvas para conseguir sus objetivos será tu amigo, pero en cuanto le digas que “no” se pondrán en tu contra. Ni que decir tiene que son personas muy convincentes, egocéntricas y manipuladoras. Lo mejor es evitar que un psicópata entre en tu círculo afectivo.

7. El mediocre

Son personas conformistas, que se preocupan de hacer las cosas urgentes pero no las importantes. Son personas que no arriesgan por temor a perder y que permanecen en su zona de comodidad a la vez que pretenden que el resto también lo haga. Siempre encuentran una excusa para no crecer y avanzar. Lo peor es que estas personas arrastran a las de su entorno hacia la mediocridad.

8. El chismoso

Son personas cuya actividad favorita es el cotilleo. Los rumores son información que se difunde sin que haya sido contrastada oficialmente, y que en ocasiones pueden arruinar las vidas de las personas. Una persona chismosa busca agradar al otro y suele tener varios cómplices. Ten en cuenta que una persona que hable mal de otra contigo es muy probable que mañana hable mal de ti con otra.

9. El jefe autoritario

Los jefes autoritarios se alimentan y crecen aprovechándose del temor que tienen sus trabajadores de perder su trabajo. Este tipo de jefes pretenden que se cumpla su voluntad sin ser cuestionados. Suelen ser personas descalificadoras, soberbias y en el fondo miedosas, que piensan que cualquiera les quiere quitar el puesto.

10. El neurótico

Los neuróticos tienen la necesidad de ser amados y aceptados y siempre quieren llamar la atención. Tienen la necesidad de ser reconocidos y buscarán agradar a los demás. Tienen necesidad de poder, son independientes y nunca aceptan el consejo de otros. A su vez son perfeccionistas, puesto que temen las críticas ajenas. Esta forma de ser trata de tapar que en realidad son seres profundamente inmaduros y que viven angustiados. Los neuróticos no pretenden cuidar del otro sino dominarle y controlarle bajo una falsa preocupación. El neurótico nunca asumen la culpa y pide que le acepten tal y como es o que cambie el resto porque ellos no quieren cambiar. Esperan que los demás resuelvan sus propios conflictos y problemas. Siempre están buscando ayuda pero nunca hacen nada. Para neutralizar al neurótico es necesario ponerle límites y nunca hagas aquello que deberían hacer ellos.

11. El manipulador

Son personas que te engañan con la intención deliberada de dañarte y que te utilizan para conseguir sus propios objetivos. Los manipuladores buscan la debilidad de la otra persona. Una persona manipuladora primero te halaga y poco a poco te va descalificando, insultando y haciéndote sentir inferior. Consiguen que la otra persona siempre busque su aprobación y se alejen de otras personas que pueden darse cuenta de la manipulación que se está viviendo.

12. El orgulloso

Son soberbios, engreídos, narcisistas y presumidos. Tienen un exceso de confianza en sí mismos y se consideran perfectos. Todos nos sentimos orgullosos de nosotros mismos cuando hacemos algo bien y esto es saludable. Es problema radica cuando nos creemos con el derecho de ningunear y descalificar a los demás.

13. El quejoso

Son personas a las que todo les molesta y todo el rato encuentran un motivo para quejarse, tienen problemas con los demás y siempre están generando discusiones. La queja produce insatisfacción y resentimiento. Algunas personas hacen de la queja su estilo de vida y piensan que si se quejan continuamente alguien hará desaparecer el problema. Al quejica es mejor no llevarle la contraria y no intentar solucionar sus problemas. Tampoco sirve de nada hacerles entrar en razón.

¿Cómo neutralizar a las personas tóxicas?

Lo importante es ¿cómo conseguimos neutralizar a este tipo de personas?¿Cómo hacemos para evitar que influyan negativamente en nosotros? La solución más eficaz pasa por eliminarlas de nuestras vidas, mantenerse lejos de ellas, evitar que influyan sobre ti y rodearte de gente saludable.

Hay veces que es imposible alejarnos de ellas, bien porque sea un familiar cercano al que no podemos evitar, porque sea tu propio jefe y no puedas cambiar de empleo o simplemente porque es una persona a la que no podemos sacar de nuestra vida por algún motivo importante. ¿Qué hacemos entonces? Si no podemos eliminarla completamente de nuestra vida sí que podemos asumir que es una persona tóxica, que nos hace daño y por lo tanto dejar de darle la importancia que tiene. No concederle valor a sus actos o palabras y no permitir que nos afecte es la segunda solución para neutralizar a las personas tóxicas. Al fin y al cabo y como dice el refrán popular:

No hace daño quien quiere, sino quien puede

No les des información sobre ti y no permitas que accedan a ella, ten por seguro que la utilizarán en tu contra en el momento que menos lo esperes.

Las personas tóxicas no siempre lo son con todas las demás, saben bien cómo escoger a sus víctimas y son capaces de cambiar su comportamiento dependiendo de con quién traten.

También puede ser que la persona tóxica seamos nosotros mismos. Puede que leyendo este artículo te hayas dado cuenta que tienes una o varias de las actitudes que se describen. Todos en algunos momentos de nuestra vida nos comportamos como personas tóxicas. El problema reviste cuando esta actitud se convierte en nuestro modo de vida e influimos negativamente en las personas que están a nuestro alrededor. Lo importante es darse cuenta y ponerle remedio antes de que sea demasiado tarde.

¿Conocéis a alguien tóxico en vuestro entorno?¿Qué habéis hecho para ponerle solución al problema? Me encantará leer las respuestas en los comentarios :D