Header
Un montón de piedras dejan de ser simplemente un montón de piedras, en el momento en que un solo hombre las contempla dibujando dentro de sí la imagen de una catedral. Antoine de Saint-Exupéry

Los últimos meses y, sobre todo las últimas semanas, hemos trabajado mucho para poder ofrecete una serie de nuevos servicios a través del blog. De momento, no puedo contarte mucho más, pero espero que estés pendiente porque en los próximos días podrás ver el resultado de nuestro esfuerzo. Por ahora, te dejo con un nuevo post que podrá ayudarte a ser más eficaz en tu búsqueda de trabajo.

En muchas ocasiones he dicho en este blog que la búsqueda de empleo tiene que basarse en una estrategia que debe estar muy bien planificada. Sin embargo, esto, que suena tan bien, no es tan fácil de poner en práctica en el día a día. Al igual que cuando estás en un trabajo planificas las tareas que vas a realizar y tienes un objetivo marcado claro, cuando buscas empleo debes hacer lo mismo.

Un buen esquema de un día de búsqueda de trabajo podría ser el siguiente:

Marcándote objetivos

Planifica tu agenda diaria e incluso semanal en la que detalles todas las tareas que quieres llevar a cabo, de modo que a final de semana puedas evaluar hasta qué punto has conseguido tu objetivo fijado a principios de la misma.

Está claro que tu meta final es encontrar trabajo, pero ese objetivo tan grande es mejor que lo partas en unos más pequeños que permitan evaluar si tu estrategia está siendo efectiva o no. Tú eliges tus objetivos, y lo importante es que a final del día o de la semana evalúes los resultados que has obtenido y analices tu situación y lo que debes cambiar o mantener en el futuro. Será más sencillo que mantengas de esta manera la motivación, porque tendrás un mayor control de la situación.

Revisión de ofertas

Revisa las ofertas en los distintos portales y redes sociales, incluyendo las de los servicios de empleo de las distintas comunidades autónomas. Ésta es una tarea que puedes hacer a primera hora de la mañana para reservar las horas centrales del día a hacer contactos profesionales. No dediques demasiado tiempo a esto porque es de sobra conocido que en torno al 80% de las ofertas de empleo nunca se publican, y por lo tanto es más efectivo que dediques tu tiempo a intentar acceder a ese mercado de trabajo oculto. Inscríbete sólo en aquellas ofertas que de verdad te interesan y no malgastes tu tiempo inscribiéndote en todas. Si tienes dudas sobre a qué ofertas inscribirte revisa el siguiente post: Elige bien las ofertas a las que te inscribes

Contactos profesionales y eventos

Buscar empleo no es sólo mirar ofertas e inscribirte en ellas. Es importantísimo que hagas contactos profesionales tanto en las redes sociales como de manera presencial, así que dedica gran parte de tu día a día a ello. 

Una buena forma de hacer contactos es acudiendo a conferencias, ponencias y ferias de empleo. Cualquier actividad relacionada con tu profesión te permite mantenerte al día en la misma y hacer y mantener contactos. Si vives en una ciudad pequeña en la que no haya muchos eventos intenta a acudir a otros en ciudades cercanas. Si no puedes permitirte ir a otra ciudad, intenta asistir de manera virtual, ya que cada vez más eventos se pueden seguir por internet.

Sal todos los días a comer o a tomar café en la manera que tu situación económica lo permita. Lo importante es que salgas, hables con la gente, y que todo el mundo sepa que estás buscando trabajo. Eso sí, no caigas en el error de ofrecer una actitud victimista de tu situación. Sé que en algunos momentos puede ser difícil para ti mantener una actitud positiva, sobre todo cuando llevas mucho tiempo desempleado. Sé optimista.

Entrevistas

Si estás haciendo las cosas bien tarde o temprano tendrás entrevistas de trabajo. Reserva un tiempo para preparte bien la entrevista y no desperdicies una valiosa oportunidad por no haberle dedicado el tiempo suficiente. Si no tienes ninguna entrevista a la vista puedes ocupar ese tiempo en seguir haciendo contactos profesionales. 

Investiga y lee

Investiga sobre las empresas que te interesan y las personas con las que quieres contactar. Mantente al día de las noticias relacionadas con tu sector. Reserva tiempo también para esto porque será de gran ayuda a la hora de hacer contactos, y recuerda que son esos contactos los que te van a llevar a conseguir trabajo.

Desconecta y haz ejercicio

Y, sobre todo, cuando termine tu jornada de búsqueda de empleo, no olvides desconectar igual que desconectarías del trabajo cuando sales de él. Si haces algún tipo de deporte mejor que mejor pero, si no, al menos sal todos los días a dar un paseo y dale la misma importancia a esta acción que a la búsqueda de empleo en sí misma. Mantenernos activos hace que nos sintamos mejor con nosotros mismos y con nuestro entorno. Y si no te lo crees piensa cómo te sientes mejor: después de pasar un día entero haciendo cosas y relacionándote con gente o después de un día tirado en el sofá viendo la televisión.  El ocio activo te hace sentir pleno, mientras que el ocio pasivo te causa una sensación de hastío al final del día.

Disfruta de tu tiempo de ocio sin sentirte culpable. Serás más eficaz si descansas de la búsqueda de empleo, porque al día siguiente la retomarás con más ganas sabiendo que buscar trabajo sólo es una parte de tu día y no el 100% de tu tiempo.