Header
La paciencia es virtud vencedora. La impaciencia es vicio del demonio. Francisco Quevedo

Últimamente estoy viviendo un fenómeno que me consta que le sucede a otros muchos compañeros de la profesión. Consiste en recibir una solicitud para conectar en LinkedIn de una persona completamente desconocida, y nada más aceptarla (porque sí, soy de esas personas que aceptan a todos o casi todos en LinkedIn), recibo un mensaje con una parrafada preparada y para nada personalizada, en la que me cuenta toda su experiencia y logros, y me solicita un empleo. 

Esto es un error, ¿por qué? Porque, para empeza,r la persona que recibe ese mensaje se siente avasallada y, además, se lleva una mala impresión de la otra. Al fin y al cabo, hacer contactos en las redes sociales y profesionales no se diferencia mucho de cómo se hacen en la vida real. Estoy segura de que a nadie o a casi nadie se le ocurriría parar a alguien en la calle, contarle a qué se dedica y suplicarle un trabajo ¿a que no? Y, entonces, ¿por qué lo hacemos cuando se trata de internet?

El hecho de que internet te permita acceder a personas a las que no podrías acceder tan fácilmente en la vida real no significa que no debas hacerlo con tacto. A la hora de hacer contactos profesionales en internet deberías pensar en cómo actúas de forma presencial.

Muchas veces he escuchado que hacer contactos profesionales es como ligar, y cuanto más lo pienso más convencida estoy de ello. Por ejemplo, ¿qué pensarías de una persona que te pide matrimonio sin conocerte por la calle? Probablemente pensarías que está loca ¿no? y desde luego empezando así de mal la relación es díficil que llegue a buen puerto.

En el cara a cara, lo razonable antes de pedirle trabajo a alguien es primero tratar de conocer a esa persona, averiguar a qué se dedica, interesarte por ella y por lo que hace. Probablemente esa persona también se interese en ti y poco a poco se va creando una base de confianza. Y, en internet, por mucho que nos empeñemos en agilizar el proceso, es igual. Es un proceso largo que desde luego no se consigue haciendo click en "aceptar".

A la hora de hacer contactos en LinkedIn, ten tacto y planifica una estrategia.

Escribir a todos nuestros contactos de LinkedIn contándoles tu situación y pidiéndoles un trabajo, además de una técnica poco eficaz es una técnica poco eficiente para buscar empleo. Lo menos que se debería hacer antes de escribir un mensaje a una persona pidiéndole trabajo "de lo que sea" es informarse. Comprobar si esa persona está desempleada, si trabaja, dónde lo hace y en qué puesto. Así podrás tener claro si esa persona es el contacto que de verdad necesitas en tu búsqueda de empleo.

Y esto nos lleva al siguiente punto, que es el de elaborar mensajes personalizados. Una vez que conoces bien a la otra persona estarás en situación de poder escribirle un mensaje personal, que te aseguro que leerá con más atención e interés que un mensaje general que te sirva para todos los contactos. Al fin y al cabo, a nadie le gusta sentirse uno más.

Como puedes comprobar y como te digo siempre, esto es mucho trabajo, mucho tiempo y mucho esfuerzo pero, a la larga, es una estrategia que te va a funcionar mucho mejor para encontrar trabajo.