Header
Creo muchísimo en la suerte y descubro que, cuanto más trabajo, más suerte tengo Stephen Crane

Ha llegado 2015 y seguro que, con él, te has planteado algún propósito de año nuevo. Entre los típicos de aprender inglés, adelgazar, e ir al gimnasio, en los últimos tiempos se ha colado el propósito de encontrar empleo. Y si éste es tu caso, has llegado al lugar adecuado porque este año he regresado guerrera y con la firme convicción de ayudarte a encontrar trabajo y, para ello, es necesario que cambies el modo de buscar empleo.

¿Has mirado últimamente las ofertas de trabajo que hay en Infojobs? Y cuando digo Infojobs, me refiero en general a todos los portales de empleo: laboris, monster, infoempleo, etcétera. Yo suelo mirarlas a diario, y lo que me encuentro últimamente es poco. Es decir, muy pocas ofertas y todas de lo mismo: comerciales. Entre los cientos de ofertas que hay para comercial de seguros, comercial de telefonía o consultor comercial, se escapa de vez en cuando alguna para programadores, administrativos, teleoperadores y también alguna que otra un poquito más especializada. Y, salvo en estas últimas, te das cuenta cuando las abres de que en la que menos hay, hay 200 candidatos inscritos y en las que más, unos 2000 (esto depende mucho de la ciudad en la que se haya publicado la oferta). 

Si tu búsqueda de trabajo se queda aquí, probablemente cada día después de revisar dichos portales termines desmoralizado y con la firme convicción de que no hay trabajo, no hay trabajo para nadie. Por eso, si te limitas a buscar trabajo en los portales de empleo, por muchas horas que dediques a ello, lamentablemente tengo que decirte que no estás en búsqueda activa de empleo. Por mucho que los portales de empleo ahora tengan la posibilidad de expedirte un "certificado de búsqueda activa de empleo", a veces necesario de cara a recibir prestaciones.

Sin embargo todos los días hay gente que encuentra trabajo, todos los días salen nuevas vacantes que tú nunca ves. ¿Dónde se encuentran esas vacantes? La mayoría de ellas nunca llega a publicarse. Y como en las que se publican tienes unos cientos o miles de candidatos como competencia, se hace necesario que llegues a ellas antes que el resto. Y eso no lo vas a conseguir estando pegado a tu ordenador esperando a que una oferta se publique en este o aquel portal de empleo. Se consigue haciendo que se fijen en ti y, a ser posible, antes de que la vacante esté disponible.

Hoy en día, la búsqueda de trabajo es mucho más complicada que nunca. Algunos piensan que con Internet se ha vuelto fácil y cómodo,  que ya no es necesario imprimir cientos de copias de tu CV e ir por las calles dejando una copia del mismo en aquellos sitios que te interesan. Sin embargo, y aunque ahora buena parte del proceso lo puedes hacer cómodamente desde el sofá de casa con el portátil, se necesita una estrategia. Y no sólo se necesita una estrategia: se necesita formación, habilidades y, sobre todo, una buena red de contactos. De hecho, esto último es la verdadera clave para encontrar trabajo y por ello deberías dedicar la mayor parte del tiempo que buscas trabajo a hacer buenos contactos profesionales.

No digo que dejes de mirar los portales de empleo, sólo faltaba que por suerte publicaran una oferta de lo tuyo y no estuvieras ahí para inscribirte. Lo que digo es que confiar tu búsqueda de trabajo a los portales de empleo es poco más o menos lo mismo que dejarlo en manos de la suerte.