Header
Puede considerarse bienaventurado y no pedir mayor felicidad el hombre que ha encontrado su trabajo Thomas Carlyle

Septiembre ha llegado, y con él, la vuelta a la rutina para muchos de nosotros. Hoy me he incorporado a la actividad después de mis vacaciones. He podido disfrutar de un par de semanas en la playa de Isla Cristina (Huelva) donde me he relajado y desconectado un poco. Después he pasado 4 días en Barcelona con motivo de la “Barcelona Ruby Conference”, a la que acudió mi pareja. Gracias a ello, he podido hacer un poco de turismo por la ciudad, volver a ver algunas caras y también conocer otras nuevas. Han sido unos días fantásticos y por fin he podido conocer Barcelona, que estaba dentro del listado de mis ciudades pendientes (double check ;P).

Pero ahora hemos vuelto a la realidad y con ella nuestra rutina diaria. Septiembre para mi siempre ha sido el inicio del año, supongo que me he quedado con “la vuelta al cole” de mis años de estudio.  Y como en todo buen principio de año, parece necesario hacerse nuevos propósitos, revisar nuestros objetivos y verificar si se están cumpliendo nuestras expectativas.

Septiembre es, en definitiva, un buen momento para plantearnos si estamos contentos con nuestra vida laboral, queremos afianzarla, darle un impulso o incluso si queremos redirigirla. Y esto es fácil de hacer, sólo tienes que hacerte las siguientes preguntas:

¿Estás contento de haber vuelto al trabajo después de las vacaciones? ¿Te gusta tu trabajo?  ¿Qué cosas cambiarías del mismo?

Si has respondido afirmativamente a las dos primeras cuestiones, estás de suerte. Probablemente tu trabajo te apasione y te sientas a gusto en él, ¡pero ojo!, ten cuidado con sentirte demasiado conforme porque puede significar que estás dentro de tu zona de comodidad y esto puede hacer que tu carrera se estanque en algún momento.

Peor lo tienen aquellos que han contestado negativamente, los que se sienten inconformes con su trabajo. Aquí yo distinguiría dos grupos:

  1. Aquellos a los que les gusta su carrera profesional pero están a disgusto con su actual trabajo o con algún aspecto del mismo. En este caso es importante plantearnos ¿Qué es lo que cambiaríamos para estar contentos?¿Es posible llevarlo a cabo en mi actual compañía?. En algunos casos con modificar algunos aspectos podemos volver a sentirnos a gusto con nuestro empleo. Hay otros casos en los que la solución pasa por buscar una nueva compañía. Septiembre es un buen momento para cambiar de trabajo, muchas compañías esperan a que termine el verano para reanudar los procesos de selección pendientes o abrir otros nuevos.
  2. También están aquellos a los que directamente no les gusta su trabajo, ni en ésta ni en ninguna otra compañía. Para estos casos la única solución posible pasa por un cambio de sector o de carrera profesional. Aunque personalmente animo a todos los que están descontentos con su trabajo a buscar un nuevo camino, en el caso de cambiar de carrera profesional hay que tener cuidado. Es importante que te asegures de que lo que quieres hacer de verdad es darle un giro completo a tu carrera. Tienes que estar 100% seguro de que después no vas a arrepentirte y volver a hacer un giro drástico en la misma. Algunas compañías no toman a bien cambios muy radicales en los currículums de los candidatos. Pero si estás totalmente seguro, si conoces cuál es tu verdadera pasión, aquella que hace que te levantes con ilusión cada mañana, te invito a que la sigas y luches por tu sueño. Sólo los que trabajan en lo que les apasiona conocen la auténtica felicidad.

Y vosotros, ¿habéis vuelto con ilusión al trabajo después de las vacaciones? Espero vuestros comentarios contándome vuestras experiencias después de las vacaciones.