Header
La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano Friedrich Nietzsche

La mayoría de las personas que acuden a mí es porque tienen una entrevista de trabajo y necesitan ayuda para prepararla. Generalmente son personas bien documentadas y que vienen con los deberes hechos. Tienen un CV actualizado recientemente, con un buen diseño. Han buscado información sobre la empresa y son personas con ilusión y motivadas por el puesto al que optan. Pero todas ellas me preguntan lo mismo: ¿Qué tengo que hacer para hacer una buena entrevista?. Dependiendo del perfil de cada uno, estudiamos unas cuestiones u otras y les aconsejo según el puesto al que optan y a sus intereses. Pero hay algo que les digo a todas ellas sin excepción, sin importar la edad que tengan, si son candidatos con mucha experiencia o ninguna, si es un puesto de comercial o es un desarrollador web, si es para media jornada o completa, si el salario bruto anual será de 12.000€ o lo será de 80.000€. A todos ellos, les aconsejo la misma cosa.

Bien, y entonces, ¿cuál es ese consejo estupendo e infalible que sirve a todos por igual? Pues más sencillo no puede ser. Lo que recomiendo siempre a las personas cuando van a hacer una entrevista de trabajo es lo siguiente:

 

“Sé natural, sé tú mismo”

 

Muchos pensaréis que menuda cosa os he ido a decir, que vaya tontería, que todo el mundo lo sabe o incluso no estaréis de acuerdo. Sin embargo, os sorprendería saber la de gente que intenta ser una persona que no es durante las entrevistas. A veces el deseo de agradar al seleccionador hace que intentemos ser el candidato ideal según nuestro criterio. Esto un tremendo error, principalmente por tres motivos:

1. Si mientes, si intentas ser una persona que no eres, el seleccionador te va a pillar. Entonces, salvo que busquen el perfil de un mentiroso compulsivo, te vas a quedar fuera del proceso.

2. Tú no sabes el perfil que la empresa está buscando. Imagina que pierdes una oportunidad por exagerar sobre tu experiencia y después resulta que el seleccionador buscaba a alguien sin experiencia. Sería terrible, ¿no?.

3. Podría darse el caso de que tu mentira colara. Genial, ¿verdad? Te equivocas. Imagina que tu mentira ha sido acerca de tu experiencia con cierta tecnología, consigues el trabajo y te pones a trabajar en, eso es, cierta tecnología de la cual no tienes ni idea. Lo que va a pasar ahora son dos cosas. La primera, que tu vida se va a convertir en un pequeño infierno durante la jornada laboral, con un montón de estrés por intentar lograr resultados a la vez que aprendes lo que se supone que ya sabías. La segunda, que lo más probable es que no cuajes y te pongan de patitas en la calle, eso sí, con un currículum perjudicado, ya que aparece una experiencia corta de tiempo en una empresa. Créeme, eso es una alerta roja y una pregunta casi segura en tu siguiente entrevista, por no hablar de la posibilidad de que pidan referencias a la empresa a la que mentiste.

Por lo tanto, no finjas ser quien no eres. Te lo repito, sé tú mismo. Es el mejor consejo que puedo darte. Habrá muy buenos candidatos, muy buenos comerciales, abogados o informáticos, pero nadie va a ser mejor que tú en el papel de ti mismo.