Header

Recientemente conocí a una persona que deseaba volver a ser madre para darle un hermanito a su hijo, pero no se lo planteaba puesto que su trabajo no le dejaba tiempo para ello. Yo, que acabo de ser madre y tengo la sensibilidad a flor de piel, sentí una pena tremenda y me paré a pensar en ello. El trabajo es una parte importantísima de nuestras vidas pero no es nuestra vida en sí misma y nunca debería interferir es cuestiones personales como la maternidad o paternidad. Hoy en día estamos muy acostumbrados a ello. Por ejemplo, cuando una mujer que desea ser madre no se queda embarazada por miedo a perder su trabajo, o cuando la empresa para la que trabajamos dispone de nuestro tiempo libre a su antojo. Por eso, aunque con la que está cayendo sea fácil decirlo y difícil hacerlo, deberíamos asegurarnos de trabajar para la empresa que de verdad queremos y que esté en consonancia con nuestros valores y estilo de vida. Si para ti es importante la familia, busca una empresa que te permita conciliar la vida familiar y la laboral. Si lo que te gusta en cambio es viajar, entonces busca una compañía que te permita el trabajo remoto. Y si lo más importante es tu perro, existen empresas que te permiten llevarlo contigo al trabajo.

Las empresas estudian a fondo a sus candidatos, y los candidatos deberían hacer lo mismo con las empresas. Conocer a una empresa no significa que estudiemos sólo su página web, es también acudir a charlas y conferencias donde hablen sus trabajadores, seguirles en las redes sociales, hablar con la gente que ya trabaja allí, leer noticias y, en definitiva, conocer todos los datos posibles de la misma para asegurarnos que es la compañía a la que queremos dedicar todo nuestro tiempo y esfuerzo.

Mi pregunta es la siguiente ¿Cómo es la empresa donde te gustaría trabajar? Espero vuestros comentarios.