Header

Trabajar desde casa es el sueño de muchos y es una posibilidad cada vez más real hoy en día. Gracias a Internet muchos de los trabajos para los que se necesitaba asistir a la oficina hoy pueden hacerse cómodamente en tu propia casa si cuentas con una buena conexión a Internet. Además, las empresas cada vez ven con mejores ojos esta opción, ya que por una parte puede ayudar a ahorrar costes como el de alquiler del espacio de trabajo y por otra parte puede atraer a un perfil muy concreto de candidato, interesado en el trabajo remoto. Como ventajas podemos señalar la flexibilidad de horarios, menor control por parte de supervisores o ausencia de ellos, trabajar desde cualquier lugar y evitar los desplazamientos. Como desventajas tenemos la dificultad de separar la vida personal de la laboral y no tener compañeros con los que compartir experiencias. Si quieres trabajar desde casa sin morir en el intento aquí te dejo una serie de consejos para que te resulte más sencillo:

  • Fíjate un horario. Sí, ya se que hemos dicho que una de las ventajas es que tienes flexibilidad de horarios pero si cada día trabajas a una hora diferente sin ningún tipo de control caes en el riesgo de trabajar demasiadas horas o en cambio no cumplir con un mínimo. Además si no te marcas una rutina, terminarás por mezclar tu trabajo con tu vida personal y frustrándote por ello. Si decides que vas a trabajar de 9 a 2, trabaja sólo en este horario pero aprovecha al máximo tus horas de trabajo y no hagas otras cosas. No trabajes horas de más y recuerda que los fines de semana son para descansar.
  • Un espacio para ti. Necesitas un lugar que dediques exclusivamente a trabajar, si tienes la suerte de tener una habitación extra en casa que puedas dedicar como despacho sería lo ideal, sino al menos intenta tener un espacio sólo para ti en el que tengas todo lo necesario para trabajar a mano Tu espacio de trabajo tiene que estar siempre ordenado, ser confortable, con una temperatura adecuada, con luz natural y que en la medida de lo posible no tenga distracciones cercanas
  • Todos en casa tienen que respetar tus horas y reglas de trabajo. Procura que no te interrumpan mientras trabajas y hazles saber que en tus horas de trabajo es como si estuvieras en la oficina . Si necesitan que hagas un recado que sea fuera de tu horario y si no puede ser, al menos que te avisen con tiempo para que puedas planificarte. Recupera más tarde el tiempo que has perdido.
  • Disciplina. Cuando trabajas desde casa tienes menos presión puesto que no tienes un jefe que te diga lo que tienes que hacer o  no lo tienes cerca. Por eso tienes que ser exigente contigo mismo y marcarte una serie de objetivos a cumplir cada día, no caigas en la dejadez si no quieres fracasar. Mantente ocupado incluso si los clientes no llegan y aprovecha esos momentos para formarte.
  • Cuida tu imagen personal. Que trabajes desde casa no significa que tengas que quedarte en pijama todo el día. Levántate, desayuna y aséate como si fueras a salir a trabajar. Evidentemente no te vas a poner una corbata o unos tacones para estar en casa (¡aunque puedes hacerlo si quieres!) pero al menos ponte una ropa distinta a la que usas para dormir.
  • Sal de casa a diario. Saca al perro, compra el pan, ve al gimnasio o lleva a los niños al colegio, oblígate a salir a diario a la calle para evitar aislarte y caer en la dejadez.
  • Mantén el contacto con tus colegas de profesión, esto te permitirá mantenerte actualizado y tener contactos en el futuro por si tu experiencia no termina como esperabas.
  • No te aísles, ¡Relaciónate!. Una de las cosas que más se echan de menos en el trabajo remoto es la relación con los compañeros de trabajo, el hecho de ver gente y hablar con ella, por eso aprovecha cada oportunidad que tengas para conocer gente nueva y mantener el contacto con la que ya conoces. Si no, terminarás amargado por no hablar con nadie durante todo el día.