Header

Antes de lanzarnos a buscar trabajo tenemos que entender qué es un proceso de selección y saber de qué fases consta.

Un proceso de selección es un procedimiento a través del cual el empleador o empresa busca y selecciona candidatos con el fin de incorporar al mejor candidato a la estructura de la compañía en un determinado puesto.

Los procesos de reclutamiento y selección constan de una serie de fases que varían dependiendo de cada proceso de selección y de cada compañía, aunque suelen ser las siguientes.

Necesidad de personal

La empresa tiene la necesidad de cubrir una o varias vacantes en la compañía y decide incorporar nuevo personal a la misma.

Descripción del perfil

Antes de publicar la oferta, la empresa necesita describir el perfil que está buscando. En el perfil del puesto se describen las funciones que tendrá el futuro trabajador y las características que deberá tener el candidato en cuanto a experiencia, estudios, conocimientos, habilidades, etc. La descripción del perfil es muy útil a la hora de publicar la oferta y también a la hora de seleccionar al candidato puesto que se basarán en el mismo para hacer las pruebas de selección pertinentes.

Reclutamiento y difusión de la convocatoria

A través de esta fase se obtendrán candidatos. El reclutamiento puede ser interno (seleccionando trabajadores de la propia empresa) o externo (cuando incorporamos nuevos trabajadores a la empresa). En ocasiones las empresas se deciden por un reclutamiento mixto.

Una vez se ha decidido el tipo de reclutamiento procede a hacerse la convocatoria. En el caso del reclutamiento interno suele hacerse a través del correo electrónico o de la intranet de la empresa. En el caso de que el reclutamiento sea externo existen múltiples vías de reclutamiento:

  • Base de CV: Las empresas suelen tener una base con los CV que les han llegado ya sea a través del correo electrónico, correo ordinario o de gente que se ha personado en la compañía para entregarlo. Cuando se inicia un proceso de selección aprovechar esta base de datos es una buena idea ya que evita la necesidad de publicitar la oferta con el consiguiente costo que supone. La desventaja es que a veces los CV que tiene la empresa no corresponden al perfil de candidato que están buscando sobre todo en aquellos puestos más especializados o que pueden ser CV antiguos y dichas personas ya no se encuentren interesadas en obtener empleo.

  • Anuncio en prensa: Es uno de las clásicos canales de selección. Sin embargo, hoy en día está cayendo en desuso debido al alto coste que supone anunciarse en prensa y a la escasa difusión, puesto que no todo el mundo compra el periódico.

  • Portales de empleo: Podría decirse que hoy en día es la forma más eficaz y común de encontrar candidatos. Las empresas tienen dos formas de encontrar candidatos a través de esta vía: la primera manera es publicar un anuncio y que los candidatos se inscriban en la oferta; la segunda es buscar candidatos directamente empleando la base de CV de la página web.

    Actualmente los portales de empleo están evolucionando hacia plataformas integrales de selección donde las empresas pueden gestionar todo el proceso online, desde el reclutamiento hasta las entrevistas, que pueden realizarse a través de web cam. La ventaja de estas nuevas plataformas es que no sólo son útiles para las empresas que pueden llevar de manera más ordenada todo el proceso, sino que también son útiles para los candidatos que en todo momento saben en qué fase del proceso de selección se encuentran.

  • Redes sociales: Las redes sociales e internet han revolucionado el modo en que se llevan a cabo los procesos de selección. Cada vez más empresas reclutan a sus candidatos a través de redes sociales como LinkedIn, Twitter o Facebook.

  • Servicios Públicos de Empleo: En España existen servicios públicos de empleo a nivel estatal y autonómico, a través de los cuales las empresas pueden publicar ofertas de empleo y los propios servicios les facilitan a las mismas candidatos que se encuentran en situación de desempleo o que desean mejorar el mismo. Contratar personas desempleadas suele tener beneficios y subvenciones, aunque estos servicios no suelen emplearse en el caso de perfiles más especializados.

  • Empresas de Trabajo Temporal (ETT). Son empresas especializadas en el trabajo temporal. A través de ellas las empresas pueden disponer de trabajadores sin necesidad de incorporarlos a la plantilla de la misma. Suelen ser trabajos menos cualificados y de corta duración. En ocasiones las empresas utilizan esta modalidad a modo de prueba de manera que, al finalizar el contrato con la ETT, los trabajadores finalmente se incorporan a la plantilla de la empresa cliente.

  • Empresas de selección: Son empresas a las que se puede recurrir para externalizar el proceso de selección. En este caso la empresa de selección se encarga de realizar todo el proceso y presentar una batería de candidatos válidos a la empresa cliente. Las empresas suelen recurrir a este tipo de empresas en el caso de perfiles especializados o de dirección.

  • Headhunters o cazadores de talento: Los headhunters son expertos en la selección de perfiles altamente cualificados. En este caso la persona reclutada suele estar trabajando en otra empresa y es el headhunter el que directamente contacta con él para ofrecerle el trabajo. Esta modalidad de selección se ha incrementado mucho en los últimos años gracias a las redes sociales profesionales, y suele emplearse en el caso de perfiles directivos o muy especializados como es el caso de algunos perfiles informáticos.

  • Página web de la empresa: Cada vez más las empresas suelen publicar las vacantes libres en su propia página web.

Criba curricular

Una vez que las empresas han realizado el reclutamiento y tienen una cantidad suficientes de currículums se realiza la criba curricular, que consiste en descartar aquellos candidatos que no se adaptan al perfil y seleccionar aquellos que cumplen los requisitos.

Preselección de candidatos

Se seleccionan una serie de candidatos que cumplen con las exigencias de la compañía y que serán los que continúen el proceso de selección.

Primera entrevista y/o pruebas de selección

Una vez que el candidato ha pasado la criba curricular tiene el primer contacto con la empresa, que suele ser una entrevista. Además de la entrevista en algunos casos los candidatos tienen que pasar una serie de pruebas de selección de las cuales hablaremos en otro post. En muchas ocasiones la primera entrevista se hace con un experto en recursos humanos por lo que los aspectos más técnicos suelen quedar para fases más avanzadas del proceso de selección. Cuando la entrevista es con un experto en RRHH se atenderá más a aspectos más generales o que tienen que ver con tu personalidad.

Segunda entrevista

La segunda entrevista suele tener lugar con un responsable directo o un experto. En dicha entrevista se tratarán aspectos más técnicos y será más profunda. En algunos casos, dependiendo de la empresa y el puesto, habrá más entrevistas y/o pruebas posteriormente.

Selección

La empresa selecciona al candidato idóneo y le hace una oferta.

Incorporación y acogida

En caso de que el candidato acepte la oferta se incorporará a la plantilla de la empresa. Se entiende que el proceso de selección ha concluido cuando el candidato ha hecho efectiva su incorporación y ha pasado la fase de acogida en la empresa.