Header

Las técnicas de estudio son estrategias y prácticas que nos ayudan a la hora de aprender.  Las técnicas de estudio no son infalibles y cada persona debe buscar aquellos métodos que sean mejor para ellos

Consideraciones generales a la hora de estudiar:

  • Planificar la actividad y el tiempo. Antes de empezar a estudiar decide qué quieres estudiar y cuánto tiempo le vas a dedicar. Es mejor que tengas claro desde un principio a qué vas a dedicar el tiempo para no terminar mezclando materias. Procura seguir un orden y terminar una cosa antes de empezar otra. Procura que tu objetivo sea realista y puedas terminar con la actividad en el tiempo que te has propuesto. De esta manera te sentirás mejor cuando te des cuenta que has terminado con la tarea que tenías pendiente. Si descubres que nunca te da tiempo a terminar es hora de que aprendas a gestionar mejor tu tiempo. (Gestión del tiempo)
  • La ingesta de alimentos es importante. Procura comer algo sano que aporte los nutrientes necesarios a tu cerebro antes de ponerte a estudiar. El cerebro consume mucha energía y además te resultará difícil concentrarte si tienes hambre.
  • Realiza la tarea más difícil en primer lugar y deja la más fácil para el final, puesto que al principio tu mente está despejada.
  • Procura estudiar todos los días en el mismo sitio y a ser posible a la misma hora.  De esta manera te resultará mucho más fácil concentrarte puesto que nada más sentarte en tu sitio ya sabrás que es el lugar destinado para estudiar. Tu zona de estudio tiene que estar siempre ordenada y con todo lo necesario para estudiar: Agua, bolígrafos, lapiceros, cuaderno, etc.
  • Evita distracciones como la TV y si pones música intenta que sea con poco volumen y que no te impida concentrarte en tu tarea. La música clásica puede ser una buena opción.
  • Es necesario que todos en tu casa entiendan la importancia que tienen tus estudios. Tiene que haber un clima adecuado que permita la concentración.
  • Toma pequeños descansos de 5 minutos. Aprovecha para ir al baño o comer algo.
  • Trata de entender lo que estudias por ti mismo antes de preguntar a otra persona. Se retiene mejor aquello que entiendes por ti mismo.
  • Convierte el estudio en una rutina. Cuando incorporamos una actividad a nuestra rutina diaria nos supone un esfuerzo mucho menos realizarla e incluso llega a ser agradable.
  • Acostúmbrate a leer mucho, te ayudará a mejorar tu comprensión lectora y por lo tanto te costará menos esfuerzo y tiempo estudiar. Ten en cuenta que cuanto más rápido leas más rápido estudiarás.

 

Fuentes: ROMAIN, Trevor, Cómo hacer la tarea sin vomitar [Tr. Eunice Cortes Gutiérrez] México, Panorama Editorial, 2002, 71 pp.