Header

¡Otra vez lunes! Te levantas, haces la cama, desayunas ¿y ahora qué? Abres facebook y comienza el alubión de quejas porque es lunes y hay que ir a trabajar. ¡Trabajar! Qué mas quisieras tú que poder quejarte por tener que ir a trabajar. Pero es lunes y todo el mundo está trabajando menos tú, y comienza la depresión de cada lunes… ¿Por qué yo no tengo trabajo? y te empiezas a sentir mal así que abres los portales de empleo que conoces (infojobs, infoempleo,monster, laboris, etc…) y comienzas a inscribirte en todas las ofertas habidas y por haber, incluso en aquellas que no sabes ni lo que son y que sabes que jamás te llamarán porque no cumples ni uno solo de los requisitos que piden. Pero te inscribes porque así cuando miras el estado de tus candidaturas y ves que estás inscrito en cientos de ofertas te sientes bien por un instante porque parece que estás haciendo un gran esfuerzo por encontrar trabajo. Claro que eso dura sólo unos segundos porque luego te fijas mejor y ves que en todas ellas pone “descartado” y te preguntas qué tienes tú de malo para que te descarten sin tan siquiera haberte concedido el honor de una entrevista. Y en tu desesperación revisas tu currículum y tu carta de presentación, buscas empresas por internet y mandas tu currículum por si hubiera suerte.**

Después buscas cursos, ¡cómo no!, porque hay una regla no escrita que dice que el parado tiene que estar haciendo cursos, así que tú, como buen parado que eres, también buscas cursos, pero no hay suerte y ya por no haber… ¡no hay ni cursos! Así que te pones a limpiar la casa una y otra vez hasta que queda reluciente, haces la comida con primero,segundo, tercer plato y hasta postre, sacas al perro, haces manualidades, estudias inglés ¡y hasta escribes un blog! Todo para no estar parado ni un segundo no vaya a ser que la gente piense que eres una vago, y al final te das cuenta que cuando tenías trabajo tenías mucho más tiempo libre del que tienes ahora y que estás estresado.Estás estresado, pero no vayas a decírselo a nadie a ver si te van a tomar por loca porque ¿Cómo es posible que estés estresado si estás en el paro y tienes todo el tiempo para ti? Lo estás porque no hay un segundo durante el día en que no pienses que no tienes trabajo y que deberías estar buscándolo.

Cuando uno no tiene trabajo, todo el mundo se le echa encima dándole consejos, diciéndole dónde debe buscar, le recomienda hacer cursos de lo que sea, en definitiva le dicen lo que tiene que hacer, parece que de pronto todo el mundo se ha vuelto sabio.

Ahora bien, como hagas caso de lo que todo el mundo te diga vas a terminar por volverte loco y vas a empezar a dar bandazos de un lado a otro sin conseguir nada. Céntrate, plantéate un objetivo realista y lucha por conseguirlo. Vayamos por partes:

1. Céntrate: Piensa, piensa y piensa. Piensa en el trabajo que te gustaría tener, lo que te gustaría ser. Pasamos aproximadamente 8 horas diarias en el trabajo, por lo tanto asegúrate de que no aceptas un trabajo que te vaya a amargar la vida.

2. Márcate un objetivo: Elije qué trabajo quieres y traza el camino que quieres que tome tu carrera profesional. Este paso es muy importante, si no tienes claro hacia dónde quieres ir, nunca vas a llegar.

3. Lucha por conseguirlo: Una vez tienes tu objetivo claro, comienza a llevar a cabo tu plan. Es posible que haya días que te desanimes pero como tienes claro hacia dónde quieres ir será fácil retomar tu camino.

Y si todo esto no fuera suficiente busca un nuevo objetivo, pero ten en cuenta que todo lleva su tiempo y no vas a alcanzar tus metas inmediatamente, ¡Ten paciencia!